¿La primera clave para comenzar a escribir? Visualiza tu historia, un instante o personaje. Conviértete en actor de tus escenas y así podrás sentir y actuar como si lo vivieras en 1º persona.

Hay dos claves esenciales en la escritura que nos ayudarán a crear situaciones más reales: La primera de ella es la visualización. Visualizar tu historia te va a ofrecer muchos hilos de conexión para desarrollar tu idea. Esta será nuestra primera herramienta a tener en cuenta para una escritura más cómoda y fluida.

chica-visualiza-paisaje-montañasLa visualización es una habilidad que todos poseemos en nuestra mente, frecuentemente poco utilizado y que, por lo general, solemos referirnos a él como el don de unos pocos privilegiados.

Es, además, una de las herramientas básicas de la Programación Neuro Lingüística. Prácticamente, se realizan en casi todos los ejercicios de PNL. Son, sin duda, una parte muy importante de la mejora y desarrollo de la persona.

En las visualizaciones, utilizamos los sistemas representativos —vista, oído, olfato, gusto y tacto— para que la persona que está visualizando se introduzca de forma más radical y total en la percepción.

Y te preguntarás: «Vale. ¿Que tiene que ver un ejercicio de PNL personal, con la escritura?»

Algo muy simple: la imaginación.

Ese es el punto que nos da temor y que, sin pensarlo, rechazamos en nosotros: “…yo es que no tengo imaginación”
“…es que no sé si sabré inventar historia”
“…para escribir hace falta imaginar mucho y no tengo esa capacidad”…

¿Reconoces alguna de estas preguntas? Todos somos capaces de imaginar un momento determina, y de visualizar aquello que deseamos.

visualizar-una-carretera-e-el-bosque-ante-una-curva-cerradaY, cuando lo hacemos y utilizamos además nuestros sentidos, podemos crear mundos fascinantes, historias maravillosas, escenas cautivadoras y relatos entrañables.

 

Cuando logramos visualizar un instante, nos ponemos en la piel del otro (personaje) y somos capaces de actuar como él, e incluso, interpretar aquello que está viviendo (vista, olfato, oído, tacto y gusto). Nuestro personaje protagonista cobra entonces cuerpo; comienza a tener identidad.  

El truco: imagínate la escena como si fueras el protagonista o un espectador en directo. Cierra los ojos, ponte en la situación; respira hondo un par de veces y observa bien: ¿Qué ves? ¿Qué escuchas? ¿Cómo lo escuchas? ¿Tienes alguna sensación? ¿Hay algún olor especial?… Si estás en un diálogo, observa a la otra persona: ¿Qué es lo que quieres que diga? ¿Cómo quieres escucharlo? ¿Qué te hace sentir? ¿Qué gestos o expresiones le ves?

hombre-sentado-en-un-tronco-con-un-cuaderno-en-la-mano-en-actitud-de-visualizarLa visualización es fundamental, porque el mundo que nos rodea se corresponde con nuestros pensamientos. Con ella podemos enviar mensajes a nuestro cuerpo, que nos hará sentir y percibir esa escena o situación en forma real; tal cual como si la estuvieras viviendo. De ahí, a transcribirlo, es sólo un paso nimio.  https://medium.com/marketing-editorial/cómo-visualizar-las-escenas-al-escribir-3f8dbef37a6

Podemos crear escenas fabulosas, creíbles y reales si las percibimos en nuestro mundo interior. Y te aseguro, que tus escenas y tus protagonistas parecerán más vivos.