¿Dificultades para poner tus ideas por escrito, o miedo al papel en blanco? Aminorar la intensidad de marcha que nos esforzamos en seguir puede prevenir y reducir el célebre «bloqueo del escritor».

teclado-ordenador-en-gris-sueño-de-bloqueo-del-escritor

¿Realmente es tan terrorífico y limitante, encontrarte que no se te ocurre nada que escribir? ¿Significa que, si pasa durante una temporada, es que ya no sabes qué hacer? ¿Que se te acabó tu musa, tu imaginación?

Casi hemos convertido en un mito el “bloqueo del escritor”. Yo diría, con todos los respetos, que está en las categorías de leyenda urbana de gran impacto. Cuando nos encontramos en un momento en que parece que no tenemos ideas suficientes, o que no escribimos con velocidad, sólo debes hacer una cosa: Tomarlo con calma y pensar con serenidad.

¿Cómo reaccionamos en nuestro día a día?

Pongamos como ejemplo un día cualquiera de nuestra vida:Pasamos por estados diferentes: En una mañana, podemos pasar por varios de estos estados emocionales.

Tenemos, también, diversos niveles de energía: No tenemos la misma fuerza, dinámica, motivación y energía en todos los momentos y horas del día.

Cuando miramos hacia atrás en un año, podemos observar meses o rachas de trabajo febril y gran productividad, y otros, más lentos y menos agobiantes.

¿Por qué parece que hay épocas en que nuestras musas nos abandonan?

Hay momentos en que todo nos va como deseamos, en que nuestra mente está relajada, abierta a nuevas perspectivas.

Hay otros momentos, en que por las circunstancias que nos rodean, hacen que estemos muy pendientes de cosas externas. Nuestra mente está dispersa en muchas cosas a la vez, ocupada y preocupada en cientos de detalles ocupaciones, preocupaciones, circunstancias inesperadas, difíciles, situaciones que resolver…

¿Es malo sentirse vacío?

No es más que un toque de atención de nuestra mente (o nuestro cuerpo) que nos pide un momento más suave, parar un poco. Nuestro organismo es una máquina perfecta; si sabemos escucharla, ella mejor que nadie, nos dará las pistas. Hay un momento para trabajar, otro para descansar.

ruedas-de-reloj-en-la-mano-de-un-hombreNuestra mente, es magnífica y perfecta. Pero necesita retroalimentarse. Esto quiere decir que, como todo nuestro cuerpo, hay veces que estando en situación de estrés o mucha carga emocional u ocupacional, necesita retraerse un tiempo para mantener la energía. Sólo pide aminorar la marcha un poco.

¿Cómo podemos actuar en estos casos?

Bajar el ritmo, o incluso cambiar de actividad. Tal vez no es el momento de escribir sobre tu novela, pero sí comenzar un diario, o escribir sobre pequeños relatos o ideas que se nos ocurran.

Trabajas en tu escrito, a un nivel y plano diferente. En lugar de estar obsesionado con una escena complicada, podemos trabajar con situaciones divertidas, o menos comprometidas con los personajes secundarios; tal vez podamos arreglar el índice de escena o pensar en nuevos personajes sin mucho peso en la trama; crear un esquema de líneas de escenas sobre las que queramos escribir…

dedo-tocando-un-cerebro-virtual

Cuando pase este tiempo de “presión”, es muy probable que lo que hemos estado haciendo nos de pistas nuevas y brillantes para nuestro escrito, o nos ayude a dar un gran avance en él.

¿Existe entonces el bloqueo? 

chica-con-dedo-en-los-labios-en-actitud-de-silencio-secretos-de-bloqueo-del-escritorSon muchos los escritores que ya comienzan a decir que no existe el “bloqueo”. Yo soy de la misma opinión. Puede haber dificultades por aspectos muy específicos de enfermedades o emocionales; pero son casos concretos que no debemos generalizar.

Recuerda: Lo importante siempre es mantener el ánimo y la disposición a crear. Cómo lo hagamos —pintando, escribiendo, leyendo, aprendiendo, dibujando—, da, exactamente, igual.

No te asustes y no abandones. Déjate fluir y pasará. Como todo lo demás.

¡Animo!

10 trucos para superar el bloqueo de escritor