¿Ser productivo o proactivo?

Que toma activamente el control y decide qué hacer en cada momento, anticipándose a los acontecimientos. Persona, empresa proactiva. Apl. a pers., u. t. c. s. 2. adj. Psicol. Que implica acción o intervención activa.

¡Las dos! Aunque entre ellas como percepción se asemejan son muy diferente en concepto.

Productivo entendemos que es cuando nos cunde el trabajo, el tiempo o los estudios. Nos sentimos fluir y estamos aprovechando el momento de forma fructífera, rentable o prolífica.

Proactivo, sin embargo, implica que has tomado el control, has decidido hacer algo al respecto y adelantarte a lo que pueda suceder.

Este es un proceso que debe ser cíclico: No siempre podemos ser productivos, pues no nos encontramos al 100% de nuestras facultades; no siempre rendimos igual.

Y esto es un hecho que podemos comprobar: Si te fijas bien, en tu día a día hay momentos donde damos todo y nos surge un resultado positivo: terminamos las tareas, conseguimos hacer aquel recado que veníamos posponiendo, sacamos algo de tiempo libre, acabamos con todos los papeleos administrativos que nos hacían falta. 

Hay otros momentos en que necesitamos ser productivos para recargar y tomár las cosas de forma menos dinámica. Tal vez nos sentimos apagados, o no encontramos las palabras precisas para hacer esa respuesta o esa petición que nos urge; tal vez no logramos tachar todas las tareas de nuestra lista de hoy,  y nuestra mente entra en:

—«¡Cielo santo! ¡¡Sólo he podido realizar una de las veinte cosas que anoté para hoy!!

¿Te suena?

¿Qué significa esto cuando eres escritor?

imagen-hombre-escribiendo-con-lámparaHay dos momentos claves en que estamos en uno o en otro, de forma cíclica. Por ejemplo, como escritores, nos sentimos productivos cuando vamos al 100% de nuestra energía y trabajamos sobre nuestro escrito, y lo avanzamos a buen ritmo con la intención de acabarlo.

chica-agobiada-con-bolso-en-el-suelo-arrastradoPero esta energía no siempre está activa a este nivel. Tendrás momentos en que no estarás al 100% de este rendimiento creativo, o no te sientes con ganas o tienes la impresión de que tu cabeza no está centrada. Te cuesta esfuerzo mantener el ritmo. Y es absolutamente normal.

En la escritura, es igual: Hay rachas en que adelantas mucho y otras… Parece que tu cabeza se vacía por completo y no das con el hilo para tirar de él. Y si ocurre durante varios días, te desmoralizas. Más si eres un nuevo escritor, pues a eso se une el temor y la autocrítica.

cabeza-con-muchos-colores

No te preocupes, es un proceso normal. Te explico: La mente tiene como misión de existir el protegerte mental, emocional y físicamente. Ella, en momentos concretos en que podemos tener exceso de trabajo, alguna preocupación, responsabilidades añadidas o estemos fatigados, prioriza. Y lo hace en el sentido de ahorrar energía para lo que sí cree que es importante para ti.

Sí. Estoy hablando en tercera persona aunque es tu cabeza, tu mente (mi mente), no está «separado de mi», y sin embargo, actúa independiente de ti. La mente, como respuesta subconsciente o semiconsciente puede responder con una determinada actitud, a veces más pasiva de lo que nos gustaría y que podemos confundir con ineficacia, sentirte parado, no pensar con claridad o estar distraído…Cuando el verdadero motivo es que hay algo concreto, a lo que debes prestar más atención para solventarlo.

Tu mente puede necesitar un tiempo de reposo o dedicarse de pleno a lo que cree más importante. Bajar un poco el ritmo de exigencia no significa quietud ni dejar de trabajar—. Puede ser tan sencillo como que estés algo más distraído por alguna preocupación, hayas acumulado trabajo o no estés descansando bien. Tu mente priorizará lo que crea que te conviene más en ese momento y, en consecuencia, disminuirá su potencia para ayudarte.

Este es el momento de pasar a ser proactivos. ¿Cómo? Con otras pequeñas acciones relacionadas:

  • Pregúntate. ¿Qué es lo que te está distrayendo, realmente? ¿Qué es lo que te preocupa? La mente no puede dejar de contestar, así que recibirás respuesta, aunque te parezca una idea fugaz. Encárgate de ello primero y libera así tensión de tus pensamientos.
  • Procura descansar bien. Crea algún ritual antes de acostarte que te permita sentir que vas relajando tu cuerpo (y tu mente). Procura no mirar pantallas con luz azul en ese momento.
  • Crea una agenda de propósitos. Escribe en ella varios recados y acciones que debas reealizar al día siguiente. Comienza con un número discreto, pocas cosas, para que cuando pase el día y las hayas tachado, tu mente vea que ha estado ocupada y te sientas satisfecho. Puedes ir aumentándo el número de cosas a hacer poco a poco.
  • Crea microrretos cada día; cosas a lograr tan sumamente sencillas que sean imposibles de no lograr. Vete aumentando el nivel de cada reto y celébralo cuando los logres, por nimios que te parezcan.

chica-tomando-cafe-escribiendoSi lo que te preocupa es algo relacionado con la escritura, intenta hacer otra cosa relacionada con tu proyecto: busca personajes nuevos, lee un poco sobre algo que tenga relación, haz un esquema de las situaciones o ideas que quieras tratar…

Cualquier cosa derivada te mantendrá en contacto con lo que escribes, y aunque creas que no te ayuda, te resultará muy útil a corto-medio plazo. (Cómo mínimo, puedes encontrar nuevas ideas en ello).

Miguel de Unamuno decía:

«lo que hace un genio es hacer fácil lo difícil.»

Y es una magnífica sugerencia. El hecho es que, desviar la atención a elementos  menor nivel o exigencia, adelantará trabajo para un futuro cercano y puede mantenerte conectardo a tu propósito. Hasta que vuelva una etapa donde te sientas de nuevo productivo.

Te dejo con dos enlaces a dos artículos muy buenos, donde puedes sacar ideas prácticas para mejorar tu productividad:

https://forbes.es/lifestyle/4800/10-sencillas-formas-de-ser-mas-eficiente-y-productivo/

https://www.psicologia-online.com/como-ser-mas-productivo-y-eficiente-en-lo-que-haces-2526.html

Flechas-cpolores-circularesPuedes ser el genio de tu propio tiempo.

Hazte fácil continuar, sé amable contigo mismo, con tu cuerpo y tu mente. Haz caso a tu intuición: Todo es cíclico. Y ser productivo o proactivo son dos puntas de flecha que se persiguen. ¡Juega con ellas!

 

https://dulcebermudez.com/trucos-de-comunicacion-efectiva-utiles-en-la-escritura/?v=04c19fa1e772

https://dulcebermudez.com/como-evitar-el-bloqueo-del-escritor/?v=04c19fa1e772

https://dulcebermudez.com/llegar-a-cinco-veces-mas-lectores/?v=04c19fa1e772

Suscríbete y te regalamos un libro

“Cómo hacer escritos más atractivos

al lector en 9 pasos”

Cómo hacer escritos más atractivos al lector en 9 pasos