Personajes más reales, con luces y sombras.

tres-caras-en-blanco-negro-de-tres-jovenes¿Y por qué no? ¡Como en la propia vida! Nadie es totalmente blanco ni todo negro. Todos tenemos varias escalas de grises, nuestras luces, nuestras sombras… Algunos son más oscuros y otros, tiran más a los claros.

Pero, ¡Cómo disfrutamos cuando nos encontramos a un protagonista que nos engancha! Aunque sea el malo. Yo diría incluso que, mejor si es el malo. Disfrutamos muchísimo de esa lectura, nos embauca, nos cautiva. Estamos deseando seguir para ver qué más le pasa, o cómo sale de la situación donde se ha metido.

Se pueden crear ese tipo de personajes con un poco de enfoque sobre su persona: cómo, dónde, con qué, con quién, por qué, para qué… Son preguntas que nos ayudan a crear un buen, mapa sobre el personaje que tenemos en mente.

Pero ¡cuidado! Es imprescindible de que lo dotemos de todo: incluso de sus puntos débiles, sus oscuridades, sus excentricidades, peligros…  ¿quieres un personaje agresivo, romántico, independiente, temeroso, desmotivado, enérgico, amable, cándido?

dibujo-de-una-cabeza-de-joven-sin-rostroHoy vamos a hablar sobre cómo enriquecer el carácter y personalidad de nuestros personajes con una dinámica de PNL, muy propicia para crear personajes vivos, interesantes, complejos y completos. En Programación Neurolingüística la llaman «Niveles Lógicos».

¿Qué son los Niveles Lógicos en escritura?

Las personas nos movemos en diferentes niveles de pensamientos. Tal vez por ello resultemos ser seres tan complejos. Estos niveles determinan también el grado de satisfacción de la persona, y el de su desarrollo y evolución. Son, en total, seis niveles:

Entorno / Comportamiento / Capacidad / Creencias y valores / Identidad / Estado mayor

 

Entorno

Es el lugar donde vive, trabaja y se mueve nuestro personaje. Es el dónde se mueve. Aquello que le rodea, el tipo de personas con las que se relaciona, los lugares que frecuenta…  Todo ello crea un clima de personalidad alrededor de nuestro protagonista y, a su vez, también le crea un cierto bagaje, un estilo de vida, un espacio donde se mueve y con el que interactúa.

Imagínate a tu personaje en ese ambiente en el que tu quieres que se mueva… Lo dotarás de mucha más riqueza y fondo, y te ayudará a ti, como creador, a crear y desarrollar su imagen social.

joven-sentado-en-muell-mirando-la-ciudad-desde-lejos

 

Comportamiento

Es lo que hace. Responde a qué. Aquello en lo que se mueve y realiza con seguridad y precisión; su  rutina. 

El comportamiento de las personas está delimitado en un alto porcentaje, por el ambiente en el que se mueve. Así que ambos niveles van muy de la mano.

cara-distorsionada-de-jovenPara trabajar en este nivel debes tener muy claro qué es aquello que tu personaje realiza. No solo lo evidente, lo que se ve: si trabajas en misterio o thriller, piensa ya en cómo se comportará en los ˝otros momentos˝ —tanto sea la víctima como el agresor, crearás una sensación de algo oculto que dotará de misterio a tu personaje—. Aunque no lo expreses desde un principio, define para ti cómo quieres que se mueva o reaccione cuando llegue el momento. Te ayudará a centrarte en su carácter, y le confiere veracidad, realismo y cierta dosis de “humanidad”, en el sentido de hacerlo más cercano a la realidad del lector.

 

Capacidad

Responde a la pregunta cómo.

chica-agobiada-con-bolso-en-el-suelo-arrastradoEl cómo hace las cosas, dice mucho de él: es paciente o no, concienzudo o descuidado, responsable, sabe de lo que habla… Parece una tontería, pero algo así le crea un aura de “humanidad” a nuestro personaje. Y es una herramienta que está al alcance de nuestra mano.Trata de lo que nuestro personaje hace y cómo lo hace. Tal vez, pueda unirse a lo que nosotros llamamos habilidad.

Este nivel lógico, dota a nuestro personaje de habilidades, dinámicas y pequeños talentos.

 

Creencias y valores 

Para mí es uno de los niveles más importantes. Es donde más suele inmovilizarse la gente; a veces, la que más dificultades le plantea. Nos planteamos el porqué.

Las creencias, esos pensamientos, conceptos, verdades —con frecuencia, a “medias”—, crecen con nosotros. Nos llegan desde nuestro entorno, sociedad, cultura, ideología y de cada una de las personas con las que nos relacionamos: padres, hermanos, amigos, compañeros, novios, profesores, jefes…  Cada uno de ellos incluyen su impronta en nosotros; cada uno, deja una huella. Un dicho repetido, una idea fija, una forma de ser o actuar queda grabado en nuestra mente. 

mundo-dorado-rodeado-de-símbolos-de-diferentes-creenciasDe igual forma, a nuestro personaje todo esto le influye en su forma de concebir y percibir la vida. Lo bueno de crearlo es que podemos “amoldarlo” a nuestras necesidades del relato: ¿necesitamos que sea un poco descuidado? ¿Tal vez, una persona excesivamente responsable? ¿O, a lo mejor, alguien muy afectado por el deber en la familia?

Los valores, son más fáciles de encontrar. Constituyen lo que, en esencia, nos hace ser como somos. Todos, incluso los más crueles y sanguinarios, los más caóticos e imposibles de tratar, tienen unos valores que siguen y defienden.

Identidad

Como te decía antes, la identidad que creemos tener es nuestra esencia, nuestro ser interior… Lo que somos y queremos ser. Responde a la pregunta: ¿Quién soy yo?   

imagen-de-chica-sentada-difuminándose

Dicho así, resulta un poco complicado. Tal vez pueda resultar más fácil traspolarlo a un personaje:  ¿Cómo se ve este personaje a sí mismo?  ¿Cual es su percepción de quién es? 

Estamos llegando a una fase muy íntima. Tanto, que las respuestas suelen ser precisas y concisas. Sin embargo, este “fondo”, esta peculiar pregunta y respuesta, será la que dictamine el carácter global de nuestro personaje.¿Interesante, verdad?

Lo ideal para ayudarnos es escoger un símbolo: algo que nos sirva de imagen o guía. Resulta más fácil y es más sencillo de recordar sus características o cualidades. Puede servirnos a nosotros, como creadores, de referencia y guía de los pasos que debe seguir nuestro amigo imaginario. Puede sernos muy útil para mantener la coherencia de sus actos y dotarle de más intensidad.

Los símbolos, un elemento cautivador

 

Estado Mayor

mujer-de-espaldas-mirando-al-horizonteEsto se refiere a aquello en lo que creemos, por encima de nosotros mismos. Para algunos será su religión. Puede ser la espiritualidad. Incluso pensar en el cosmos o el universo.

Es aquello que, para nosotros, está por encima de nuestra propia identidad, como algo mayor, insondable, poderoso y que abarca todo. Lo que nos afecta en nuestro tema de escritura, es la sensación de nuestro amigo imaginario sobre a qué cree pertenecer: ese “todo” común, superior. Algo que, se verá afectado o mejorado, según lo que consiga o realice.

Estamos hablando de palabras mayores y estamos entrando en un terreno difícil. Pero imagina, por un momento, el trasfondo, la profundidad y la coherencia que tendría tu personaje. Vale la pena, pensar un poco en ello. 

Hoy te dejo con esta tarea. Escoge a tu protagonista, o uno de los personajes principales, y piensa en él bajo el prisma de cada uno de estos niveles. No hace falta que profundices mucho, ni siquiera que tengas que describir una gran cantidad de elementos en cada uno. Conformate por ahora, con contestar una o dos posibilidades de cada uno de los seis niveles.

Si le otorgamos a nuestros personajes una habilidad o algún talento, y si, además le dotamos de alguna creencia y un par de fuertes valores a defender, nuestro personaje cogerá mucha más fuerza, credibilidad y lo haremos más atractivo a los ojos del lector.

Hoy te dejo con esta nueva cuestión:

¿Cómo cambiaría tu personaje si le dotas de estos niveles?

¿Habría una evolución?

25 cosas en las que pensar antes de crear un personaje

https://www.inteligencianarrativa.com/como-crear-personajes-originales/

Suscríbete y te regalamos un libro

“Cómo hacer irresistibles tus escritos

a tu cliente en siete pasos”

regalo-para-suscriptores-dulcebermudez-com