Escritores de cuentos… Imaginación y creatividad.

La imaginación a tope y la creatividad a flor de piel. Momentos únicos sintiendo la ilusión de los niños, su total atención, sus explosiones de emoción, y su más sincera expresividad…

¿A que tienes un cuento preferido que aún recuerdas? Y seguro que se lo habrás contado a tus hijos o nietos alguna vez.

Abuelo-contando-cuento-a-nietos

Contar un cuento es algo entrañable y tierno que pasa de generación en generación. Lo llevamos ya como una tradición en nuestras células. Y si nos falta de pequeño, algún día lo echamos de menos.

Aunque hay algo mejor aún que contar un cuento, y es escribirlo. Convertirte en un escritor de cuentos.  Tanto para tí, si te gusta, como para dejárselos a tus pequeños. ¿Imaginas sus caras si le presentas un cuento hecho por ti para ellos? ¡Es impagable!

Un cuento tiene su magia especial. Se la concede la fábula y la metáfora. Ambos son dos elementos de la escritura que entran en el ámbito de la escritura hipnótica: un relato que te deja en trance alerta y te transmite un aprendizaje que haces tuyo. ¿Lo recuerdas? Puedes conocer algo más sobre la escritura hipnótica en mi artículo…

¿Existe la escritura hipnótica?

Esto es el elemento indispensable para la elaboración del cuento: que llame la atención total del lector y se enganche a su lectura  (lo que llamamos trance alerta) y que su moraleja, o su enseñanza, sea lo suficientemente clara y precisa para que, quien lo lee, pueda sentirlo como que va dirigido a él y con la sencillez necesaria para entenderlo según su edad.

Un cuento es un relato simple, con pocos personajes, con una situación concreta y un desarrollo rápido. Su principal importancia, aparte del lenguaje de símbolos y emociones (el lenguaje que usa la mente), el uso de metáforas, analogías y fábulas hacen del menesaje un aprendizaje rápido y esencial.

Por ello, si quieres escribir un cuento, es importante que tengas en cuenta la edad del lector y conocer la fabulación del niño.

hermanas-leyendo-cuentos¿A qué llamamos fabulación? Se llama así a las diferentes etapas por la que pasa la imaginación y el pensamiento del niño. Hasta la adolescencia esta forma de pensar, creer e imaginar va sufriendo diferentes transformaciones. Veamos las que nos interesa como escritores.

Tenemos tres etapas diferentes a las que poder dirigir nuestro relato para captar la atención del niño:

1.- La imaginación pasiva, alrededor de los dos años pasa a la activa y creadora.
 Es el momento en que nuestros niños disfrutan jugando con los juguetes y aprendan y desarrollen habiliddes con ellos.

A los tres años, comienzan a interactuar: observan y atenden más, comienzan a asociar y anticipar acontecimientos, y es el momento de ayudarles a desarrollar la representación mental (animales, plantas, objetos, telas, etc). Su imaginación en esta época está sujeta a la imitación.

2.- Atribuye conciencia y voluntad a los objetos, lo inorgánico y los
fenómenos de la naturaleza. A esto se le llama animismo, y se presenta entre los 2 a los 7 años. Su creciente curiosidad y las ganas de saber más harán que estén continuamente preguntando el “por qué” a muchas cosas.

Es también la etapa en que aparecen los “amigos imaginarios”. No existen en la realidad, pero ellos lo vivencian como algo real que juega y habla con ellos. Es algo normal, y excepto en algunos casos, no es en absoluto problemático. La presencia del amigo imaginario suele influir en el crecimiento creativo del niño y, también, en su mayor empatía y habiliddes lingüísticas.

Es la etapa en que los niños atribuyen sentimientos o pensamientos humanos a objetos u animales. Es la etapa de la imaginación más abstracta. Por lo tanto, una edad ideal para trabajar y aprender con los cuentos.


3.- Entre los seis y los diez años se producen la socialización y los aprendizajes escolares. El colegio y el mundo de los padres son fundamentales para el desarrollo del niño. Muchos llaman a esta etapa la «edad de la razón».

A partir de los seis años, el pensamiento se hace más analítico y sensible, y aparece un sentimiento de certeza ante la diferencia entre «lo imposible» y «lo contradictorio»; El niño/a empieza a ser capaz de entrar en mayor contacto con la realidad y de reflexionar. Hacerse un lugar entre los potros les permite a su vez descubrirse a sí mismos.

Estos avances en los niños se contempla en un aumento de la curiosidad e interés, insaciables. Le interesa todo y se siente atraído por todo lo que el mundo le va ofreciendo. Es la etapa de los cofres de tesoros.

Es una época muy fructífera para la fantasía, saber sobre el espacio… Es cuando imagina seres sobrenaturales, que realizan hazañas que seducen y sugestionan.

4.- A partir de los 10-11 años en las niñas y los 12 en los niños comienza otra etapa singular: la pubertad. Una época de grandes descubrimientos y asentamiento de valores: la primera idea de enamoramiento, el amor incondicional, la amistad, la confianza… Una etapa fantástica para los grandes héroes y las vivencias de los jovenes protagonistas que se enfrentan a un mundo nuevo que explorar y amoldar a su necesidad. Y la mejor para crear metáforas y utilizar los símbolos en sus lecturas.

Recuerda un artículo anterior en el que hablábamos sobre los símbolos, el cuento y la metáfora…

Los símbolos, un elemento cautivador

Como ves, un cuento es una historia simple. Su mensaje puede ser muy significativo para nuestros jóvenes lectores. Y su aprendizaje… puede ayudarles a adaptarse a un mundo que, en algunos momentos, puede ser difícil de comprender para ellos.

Una tarea hermosa la de poder ayudar al desarrollo de los pequeños. Y muy gratificante para el escritor, pues entrar en ese mundo de ilusión y fantasía tan genuina e inocente nos hace conectar con nuestra creatividad más pura y sentirnos, nuevamente,  emocionados como niños.

▷ Cómo escribir un cuento infantil

 

https://www.guiainfantil.com/articulos/educacion/escritura/como-inventar-un-cuento-para-ninos-en-un-minuto/

https://portaldelescritor.com/articulos/las-tres-leyes-basicas-para-escribir-cuentos-infantiles-2/

 

Lecturas cortas y rápidas para niños de 1º y 2º de primaria

Suscríbete y te regalamos un libro

“Cómo hacer escritos más atractivos

al lector en 9 pasos”

Cómo hacer escritos más atractivos al lector en 9 pasos