Escribir como salud y bienestar… ¿Te lo has planteado alguna vez bajo esa propuesta?

Todo el mundo escribe, de una forma u otra. Esta es la realidad en nuestra época actual: todos, en alguna medida, utilizamos la escritura para comunicarnos. Somos seres comunicativos y sociales, vivimos en familias, en comunidades, ciudades y países. Nos gusta relacionarnos y hacernos entender.

Dibujo realizado con lápiz de grafito gris en el que se observa una mano con un lápiz en posición de dibujar¿Has pensado alguna vez que la escritura puede resultar un medio saludable de mantenerte activo? Y no solo mentalmente. Escribir puede ofrecernos muchos beneficios para nuestro bienestar. Permíteme explicarme:

Desde épocas muy antiguas, al ser humano le encanta que le cuenten historias. Desde épocas ancestrales aprendíamos y crecíamos en nuestras tribus y grupos conociendo nuestra cultura y tradiciones a través de las enseñanzas de nuestro mayores, bien por metáforas, por cuentos, leyendas, mitos…

Nos encanta una buena historia, y esto incluye que nos cuenten experiencias y vivencias. Esto se uitliza mucho en liderazgo y emprendeduría. ¿Y sabes por qué? Porque nos engancha. Es una forma de decirle al público al que nos dirigimos «Escucha: esto me pasó a mí y te puede interesar»

¿Y sabes por qué aún sabiendo que lo hacen para engancharnos lo consiguen? Porque nos fascina sentirnos cómplices y ver que, a esa persona a la que admiramos, le ocurren tantas historias y batallitas como a nosotros.

Y te pongo un ejemplo práctico:

¿Sabes por qué escribir es algo que me apasiona? ¿Por qué he decidido convertirlo en algo que puede ayudar a otras personas?

imagen-de-una-mujer-susurrando-al-oído-de-un-hombrePorque me di cuenta, hace años, que cuando estudiaba el master de PNL sus ejercicios y dinámicas las podía utilizar en mi novela —que por entonces escribía como un hobby íntimo y personal—. Todas las herramientas que aprendía como medio para mejorar, crecer, y comunicarme mejor y de forma más fluida, se convirtió en mi taller particular de herramientas para escribir mis historias.

¡Y funcionó! Captó mi atención. Un medio de aprendizaje de cómo funicona nuestra mente, que nos ayuda en la vida, en las relaciones, en la profesión, se convirtió en mi aliciente para escribir al público, en lugar de hacerlo como algo solo personal, para mí.

Hoy tengo muchos amigos que han pasado por cursos y formaciones que he dado. Otros muchos que ya han escrito sus libros y mucha gente que les gusta leer mis novelas.

¿Ves? Contar esta historia (que es real), ha servido para que, al menos, quisieras conocer cómo terminó. Esto, simplemente como historias que escuchamos o leemos. Imagina ahora lo que sería escribirlas para mejorar tu salud y sentir binestar. ¡Funciona igual! Nuestra mente reacciona favorablemente a aquello que le agrada, que le supone un reto o le produce curiosidad.

Sí. Escribir es algo que ahora damos por hecho y no le prestamos mucha atención. Sin embargo, proporciona muchos beneficios utilizada como dinámica. ¿Cuáles son los más comunes?

1.- Solo el acto de escribir es un ejercicio kinestésico. Esto quiere decir que nuestro cuerpo debe realizar una serie de movimientos, y esto hace que conectemos directamente son sensaciones que, en algún momento, pudimos sentir en una ocasión anterior. Aquí comienza a trabajar nuestro hemisferio derecho.

Como se trata de escribir a través de unos signos que forman un código ya aprendido y con el que nos comunicarnos, se convierte en algo abstracto, un trabajo mental para nuestro cerebro. Aquí entra nuestro cerebro izquierdo.

Solo el hecho de escribir, ya es un ejercicio para nuestros dos hemisferios.

2- Otro beneficio generalizado es que nos aporta equilibrio en nuestras emociones.

El hecho de escribir como ejercicio físico tiene una connotación terapéutica: Una situación muy cargada de emoción (sea cuál sea ésta) puede tratarse, enfrentarse o disminuir su virulencia si la escribimos. Un ejemplo básico: escribir una carta a alguien que nos haya dañado de alguna forma, aún inconscientemente.

La carga o explosión de nuestra emociones se ve  tamizada por el hecho de escribirlas, tal como si fuera un filtro. Esto nos ayuda a que podamos luego enfrentar una situación, discrepancia o conflicto con un nivel emocional más asequible y controlado.

Escribir puede ser una gran ventaja cuando tenemos situaciones o recuerdos que han podido ser traumáticos. Escribir sobre ello (aunque sea de forma íntima) puede hacer que lo veas desde un plano objetivo, como un observador, y conseguir pistas y datos que te ayuden a cambiar, mejorar o aliviar su percepción cuando lo recuerdas.

3.- Nos ayuda a pensar, organizar y clarificar mejor nuestras ideas. Nos deja fluir mejor en nuestros pensamientos; incluso en nuestros reflejos. Nos ayuda a tener un pensamiento más ordenado.

Esto quiere decir que, cuando una persona utiliza sistemáticamente la escritura, así sea para planificar pros y contras, hace que sus reflejos sean más rápidos a la hora de captar nuevos conocimientos. Así como de separar las ideas importantes de las que son secundarias.

4.- Si escribes con frecuencia, aunque sea de forma íntima, tus percepciones se volverán más rápidas y sutiles. Se desarrollan tus cincos sentidos y con ello, la forma en que visualizas, presientes o vives las situaciones.

Incluso un paseo por la calle puede darte mayor aportación de ideas sobre lo que ves a tu alrededor cuando caminas. Te vuelves más vivo, más presente. Aumenta tu creatividad.

5.- Entras en un mundo propio, íntimo, protegido. Donde tú vas a ser dueño y señor de lo que ocurra y cómo ocurra. Un espacio propio y resguardado donde puedas dar rienda suelta a tus ideas y expresiones.

Esto hace que tengas mayor serenidad y equilibrio a la hora de actuar, o contestar a una situación concreta. Tus emociones equilibradas, tus percepciones más desarrolladas y la agilidad de pensamiento pueden dotarte de una forma de respuesta diferente y más acertada.

6.-Cuando escribes sobre escenas o personajes, te permite vivir esas sensaciones de forma particular; es como si vivieras un sin fin de situaciones, con miles de personajes y cientos de vivencias.

Me gusta decir en mis formaciones que, cuando escribes, eres todo y no eres nada de lo que escribes. Puedes ser cualquier personaje, con cualquier carácter y cualidad, con cualquier habilidad y profesión. Pero no lo eres en realidad. Así que entras en un mundo donde puedes experimentar… ¡todo!

7.- Cuando ya tienes cierta edad, no solo es que escribir —ya sea de forma pública o privada— te ayude a mantenerte ágil de mente y dinámico en pensamientos. Es una forma sencilla de volver a sentir todo en plenitud, con la calma de la madurez, con las vivencias de nuestros años y la experiencia adquirida.

Es el momento ideal para recordar, para volver a sentir esas pasiones, hobbies, habilidades o sueños que se nos han quedado olvidados o rezagados por nuestras responsabilidades. Es una forma sencilla y económica de volver a sentir mayor intensidad en nuestra vida.

8.- Con frecuencia, al escribir recordamos o descubrimos cosas que nos apasionaban, incluso  de pequeños. Llevar un pequeño diario nos ayuda a mantener nuestra memoria al día, e ir recuperando, poco a poco, recuerdos y habilidades.

Además, tiene el añadido de que suele ponerte de buen humor. Cuando escribimos sobre algo que nos gusta, nos divierte y alegra.

9.-Escribir, a cualquier edad, te permite ver la vida desde varios puntos de vista. te mantiene  alerta y en sincronía con lo que sucede a tu alrededor. Te ayuda a ser más comunicativo.

Parece contradictorio, porque pensamos que escribir es un acto solitario y casi ermitaño. Sin embargo, la realidad es que, de alguna forma, cuando escribes conectas mejor con quienes te rodean, te ayuda en las relaciones sociales, te permite valorar y observar lo que te rodea con nuevos ojos… Casi, nos convertimos de nuevo en niños, llenos de curiosidad y expectativa, que son los motores de la vida.

Como ves, escribir puede resultar una tarea más que interesante. Es una sensación única que me encanta transmitir en mis cursos o escritos, porque para mí es muy real.

Puedes escribir más o menos, con mayor o menor habilidad, de forma fluida o con esfuerzo…

Siempre, te aportará un beneficio. Y siempre podrás vivir esa sensación de bienestar.

https://dulcebermudez.com/beneficios-de-la-escritura-como-medio-de-salud/?v=04c19fa1e772

https://dulcebermudez.com/deja-fluir-tu-creatividad-dormida/?v=04c19fa1e772

https://www.vix.com/es/imj/salud/4777/terapias-alternativas-beneficios-de-escribir-para-la-salud

https://dianapmorales.com/2018/10/blog/14-beneficios-de-escribir-para-tu-felicidad-y-tu-salud/

Suscríbete y te regalamos un libro

“Cómo hacer escritos más atractivos

al lector en 9 pasos”

Cómo hacer escritos más atractivos al lector en 9 pasos