Entrevista a Pilar Rodríguez-Castillos por Dulce Bermúdez

Presentación.

Uruguaya por sangre, Argentina por casualidad y Española por vocación. 

Su padre era escritor, poeta y compositor y del que en su día Jorge Luis Borges comentó sobre su obra: «¡esas milongas son mejores que las mías!» 

Mi búsqueda empezó muy pronto como cantautora y ya en España, en un artículo del que me encanta presumir, recuerdo haber comentado y tengo pruebas:

«Yo no me subo a un escenario si no tengo nada para decir. El tipo que quiere subirse a un escenario para que lo aplaudan no es un artista. Puede ser un mercenario lo cual ya es temible. Pero es más posible que sea un idiota y los idiotas con poder mira como ponen el mundo».

La noche misma en que presenté mi tercer trabajo discográfico ¨Carne de Luna¨en el Teatro Lara, decidí que la música no era el único vehículo disponible para crear un mundo mejor.

Y tomé una decisión trascendente.

Así que hoy me dedico en cuerpo y alma a ayudar a mujeres inteligentes, sensibles y ambiciosas a encontrar el verdadero significado de sí mismas.

DB: Cuéntanos algo sobre tus comienzos. ¿Cómo decides comenzar a escribir? ¿Cuál fue tu impulso, tu motivación para ello?

Bueno, he escrito desde siempre. De hecho entré en la escuela ya sabiendo leer y escribir y me aburría mientras los demás aprendían. No sé cuántas veces me dijo aquella maestra: «Pilar! Estás en la luna!». Pero es que me aburría.
Con 8 o 9 años escribía cuentos y versos. Imagino que serían malos. Luego me recuerdo bastante pequeña escribiendo una novela que por supuesto no tengo ni idea de lo que era hoy día. Entonces era adicta a «Los cinco» de Enid Blyton ¿la recuerdas? 

Como a las 20 años llevé un libro de poesía a una editorial y claro, me lo rechazaron. No estaba tan mal, creo (he colado unos de esos versos en mi novela pero desde luego ahora sé que no lo presenté de la forma adecuada.
Me planté allí con el manuscrito, y casi obligo editor para que lo leyera delante de mí.

No, no, es broma… se lo dejé y bueno, que me dijo que no.

Luego empecé a escribir canciones, y edité algunos trabajos. El último Carne de Luna ya aquí en España, que me editó Paco Ortega y grabé aquí en Madrid en Musigrama, un estudio mítico en el que han grabado Serrat, Sabina, Ana Belén…
Lo puedes escuchar en Spotify, si quieres. De perdidos al río.

DB: Háblanos un poco de tu libro. «Mujeres que caminan sobre fuego» es un libro de desarrollo personal novelado, se publicó el pasado noviembre. Es un género diferente a lo que hemos visto hasta ahora en las entrevistas ALEMPED. Háblanos un poco de él. 

Yo no creo que Mujeres que caminan sobre fuego sea un libro de desarrollo personal pero por supuesto me parece bien si alguien se siente inspirado o sale de la caja a través de él. 

Es una novela de aprendizaje, pero de aprendizaje de los propios personajes, aunque como sabes algunos se niegan a aprender nada.  

La protagonista, cuyo nombre no voy a mencionar, básicamente se queda sin nada en la vida. Nada es nada. No tiene afectos, no tiene sentimientos de pertenencia… nada.

Es el relato de las consecuencias de un acto brutal muy concreto, y de cómo la onda expansiva de este acto atraviesa las vidas de muchas personas y las afecta a través del tiempo.

De hecho he trabajado sobre dos preguntas: ¿hasta qué punto se puede no tener nada? Y… ¿es posible llegar a alguna parte desde ahí?

Es alguien que tiene que construirse. Le toca elegir en quien confiar, tiene que elegir sus pasos, tiene que parirse a sí misma. Quizás también destruir algunas de sus partes para poder sobrevivir. Quién sabe.

Me he dedicado a presenciar sus procesos, su transformación.

Tiene un peligro hablar sobre esta novela, porque es fácil romper el encanto de las pequeñas sorpresas que guarda por eso no nombro a ningún personaje… porque me encantaría asegurarme de que la lectora o el lector pudiera recorrer todo el viaje sin condicionamientos.

DB: Es un libro casi intimista, que nos habla de un sentimiento que, en cierto modo, llevamos todas las mujeres dentro. ¿Te fue difícil comenzar a expresar todos esos sentimientos y expresarlos en un escrito?

Me fue bastante fácil porque parto de la base de que soy una persona acostumbrada a relacionarme abiertamente con mis emociones. He vivido en un entorno de artistas y en mi casa ser sensible era algo que te daba como “caché”.

Éramos un poco intensos… nos contábamos los sueños en el desayuno, por ejemplo, era un gran momento del día en el que aprendí mucho sobre Arquetipos… aunque Jung también ayudó.

Ya adulta empecé a descubrir que el mundo no funcionaba así. Que las personas a menudo no sabían lo que sentían o cómo manejarlo.

No te niego que muchos pasajes los escribí los ojos acuosos, o cabreada… pero eso no me paraba. De hecho quizás las emociones fuertes me impulsan…. Desde luego las emociones no me condicionan. Son parte de la experiencia de vivir y estoy entrenada para asumirlas. Me gusta sentir y gestionar lo que siento.

Pienso que huir o renegar de ellas no es una opción.

Booktriler -DB: Cuando vi el booktriler, me dejó una sensación de desasosiego, y a la vez, abrió mi curiosidad. Exponer la esencia del escrito en un booktriler no es fácil. Cuéntanos un poco sobre él.

Ah, sí. El booktrailer! Mira… Tras varias intentonas de que alguien hiciera el booktrailer por mí, decidí hacerlo yo misma.

Nada de lo que me proponían me gustaba.
Entonces simplemente escribí unas frases, como un diálogo interno de alguna de las protagonistas.

El booktrailer de esta novela es la descripción del conflicto desde un narrador homodiegético. Quizás podría agregar que aunque la voz es una, la mía, las narradoras a las que da voz esa breve locución son más de una.

Luego lo grabé en mi móvil y busqué imágenes que sirvieran para ilustrar las emociones que contaba el texto. Así se lo pasé a la persona que lo editó y mejoró la calidad del sonido para que quedara tal cual lo has visto.

Siempre tengo que hacerlo todo, soy una neurótica.

DB Me intrigó tu forma de exponer algo que, por otro lado siempre se comenta en liderazgo y desarrollo personal: todo lo que nos ocurre, de alguna forma nos enseña o nos impulsa. Todo incluso lo malo que nos afecta puede ser una forma de enseñarnos a avanzar. De hecho, en tu contraportada expone: «Una obra oscura sobre la búsqueda de la luz».

Esa frase fue una idea de la editorial. No me pareció mal.

Sobre lo otro que dices, claro. Todo lo que nos ocurre genera un anclaje que a la postre puede ser impulsor o inmovilizador.
Pienso que no renegar a partes de nosotros mismos es la base para tener una buena vida. 

Hace muchos años un mentor brasileño con el que aprendí muchísimas cosas que hoy todavía utilizo en mis cursos y talleres, me dijo. «los malos son burros».
Tenía un acento carioca muy gracioso, arrastran las erres ya sabes, y me pareció ocurrente pero entonces era muy joven y no me di cuenta de la trascendencia de lo que me decía. Aunque tampoco lo olvidé, ya ves.

Con el tiempo comprendí lo que me quería decir.

Y es que confrontar con quienes te hacen daño o lo intentan, te aleja del propósito mayor de la vida, que es conocerte, aceptarte y sacar el máximo provecho de la experiencia de vivir.
Y claro, hacerlo es una pérdida de tiempo con lo cual es una estupidez.
 

DB. La forma de captar tres formas de vida diferentes, tres maneras de enfrentarse a ella y tres mujeres en tres tiempos distintos… ¿hay algo real que te sirvió de idea?

Es posible que haya incluso más de tres.
Entonces… sí, y no. 

Parto de mi experiencia, de mis observaciones, del trabajo con mujeres que llevo adelante hace casi veinte años… Pero autobiográfico per sé, al menos deliberadamente, no hay nada. O al menos nada confesable. 

Pero no es una novela sobre mí. 

He tenido una vida agitada e interesante, y quizás si lo hiciera podría molar. Pero es que me daría un poco corte.
En cualquier caso, claro, uno escribe inevitablemente desde su experiencia ¡qué remedio! ¿no?

Lectura fragmento – DB. ¿Cuál es el mensaje que quieres exponer con este primer libro? En una frase, ¿cómo lo expondrías?

El otro día una alumna me escribió y me contó que había tomado una decisión muy importante que llevaba demasiado tiempo postergando, en gran parte gracias a mi novela. Para ella el mensaje la impulsó a la acción.

Pero otra me dijo que había estado revuelta muchos días después de terminar de leer.

Y un lector hombre, me hace mucha ilusión que los hombres lean la novela, dijo que le había hecho pensar.

Creo que el mensaje clave lo descubrió Carmen, una lectora que escribió «De te fábula narratur» (la historia habla de ti).

Cuéntanos cómo fue para ti la experiencia de buscar editorial y de cómo te sentiste cuando decidiste publicar, en este caso, con Mil Amores.

Eso me estresaba un poco. No quería enfrentarme a la posibilidad de que nadie quisiera editar mi novela. Cuando estaba terminando el manuscrito me puse en contacto con algunas editoriales, no sé a lo mejor envié 5 o 6 correos. Recibí la respuesta de Mil Amores al otro día.

Al principio estaba reacia porque esta no es una novela romántica en ningún caso, y el catálogo de Mil Amores es de novela romántica.

Yo no sería capaz de escribir una novela romántica ni aunque mi vida dependiera de ello. No va con mi carácter.

Pero Jorge, mi editor, insistió y me dijo que lo encuadraría en la serie ¨Nuevos Clásicos¨.  Luego recibí un par de respuestas más, y mientras tanto iba terminando el manuscrito.

Entonces volví a hablar con él y pensé ¨si ellos se arriesgan a publicar algo tan diferente a su catálogo, quien soy yo para acobardarme¨. Y firmé.

¿Cómo me sentí?

Me sentí como si hubiera cargado una vaca sobre los hombros durante 10 años y por fin pudiera soltarla en el prado.

A mí me gusta crear, pero detesto darle vueltas a las cosas… aunque si hay que ir se va.

DB: Vamos a volver a ti, como escritora. Cuéntanos ahora un poco sobre cuando escribes, como autora: ¿Te dejas entonces llevar por la intuición? ¿Esperas si en algún momento te asalta una idea que no esperabas? ¿Te dejas llevar o mantienes las riendas de tus ideas? ¿O planificas de antemano?

Pues mira, aparentemente podría parecer una escritora de brújula. Pero es pura apariencia. Diagramo todo en mi cabeza, escucho a los personajes, y si todo va bien incluso sueño con ellos. Me pasaba igual con las canciones, ¨escribía¨ mucho en mi cabeza. Me despertaba tarareando cosas o pronunciando versos. De hecho todavía me despierto con canciones sonando en mi cabeza.

Esta novela llevaba encaminada unos seis o siete años. Aunque la idea era incluso más antigua.

Cada personaje estaba descrito minuciosamente en un bloc con sus carencias y sus perfiles psicológicos, con sus historias personales…

El músico es el único que llegó en medio de la pandemia. Se plantó allí una tarde mientras escribía y tuve que darle paso porque me di cuenta de que era muy importante.

DB: Pensando también en quienes comienzan con la idea de escribir… ¿Tienes algún hábito o ritual para sentarte a escribir que te permita una mayor concentración?

Como es mi primera novela no sé si será igual cuando escriba la siguiente. Aquí, nada más aparecer la falsa gramola dorada, la encendí en mi cabeza, y me di cuenta de que tenía que sonar jazz. Específicamente So What, de Miles Davis.
Y entonces estuve escuchando a Miles Davis casi toda la segunda parte.

Otro hábito de trabajo, para escribir o para lo que sea, es encerrarme en mi despacho para que me dejen en paz. Se me pone muy mala leche si me interrumpen aunque no digo nada. Pero creo que se me nota en la cara.

DB: Bueno, vamos a tus próximos proyectos. ¿Qué proyectos tienes de cara al próximo año? ¿Podemos esperar una segunda parte? ¿O crearás una historia nueva?

Ahora estoy documentándome para una historia que me ha llegado a través de mi familia y me ha enamorado. Estoy leyendo un poco sobre el contexto histórico, tuve un tatarabuelo muy muy cercano a un revolucionario importante en mi país que se llamaba Aparicio Saravia.

Y estoy entretenida intentando familiarizarme con la época de una manera más profunda, para entender a mi protagonista, y poder justificarle y perseguirle para que me cuente todo lo que necesito saber.

No será una novela histórica, pero en este caso necesito definir muy bien el ambiente y el contexto para hacer honor a la historia que quiero contar.

Mujeres que caminan sobre fuego no tendrá segunda parte. No hay nada más que decir sobre ese asunto. Ese personaje ya no me necesita más.

DB: De cara a estos nuevos escritores que se acercan al mundo de la escritura, que empiezan o que llevan poco tiempo en ello… ¿Qué le aconsejarías?

Vaya… ¡quién soy yo para dar consejos! No sé, pienso que escribir puede ser un superpoder si uno se conoce bien y se acepta a sí mismo del todo. O casi del todo.

Todo el mundo dice que para escribir bien hay que leer mucho,  y es cierto…  Pero yo creo que es incluso más importante leer bien. Leer con compromiso, con curiosidad, con intensidad.

Y que no escriban desde el ego quizás. El arte no puede pasar por el ego. 

Como decía Paco de Lucía «…mi propósito es el flamenco llegue a la guitarra sin tocar mis dedos».

Querida Pilar, ha sido un placer poder compartir contigo este ratito, conocerte un poco más a fondo, conocer tu obra y tus nuevos proyectos. Estaremos muy atentos a la salida de tu nuevo libro y te deseo muchísimo éxito con «Mujeres que caminan sobre fuego» y tus próximos proyectos.

Muchas gracias, Dulce. ¡Igualmente para ti!

Deja un comentario

Al usar este formulario accedes al almacenamiento y gestión de tus datos por parte de esta web de acuerdo a nuestra Política de privacidad. *

Información Básica sobre Protección de Datos:

Responsable: Dulce María Bermúdez Martín.
Finalidad: Moderación de comentarios.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios:No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Los datos quedarán almacenados en los servidores de Infomaniak Network, SA, situados en la Unión Europea y de acuerdo a su Política de Privacidad.
Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos, derechos que puedes ejercer enviando un correo electrónico a [email protected]

Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos consultando nuestra Política de Privacidad

Centro de preferencias de privacidad