Entrevista a Cruz Galdón por Dulce Bermúdez

Presentación

Nací el 25 de marzo de 1972, soy madre de dos hijos y aunque, en mi DNI consta como nacida en Madrid, llevo en mi corazón la “tierra del ronquío”, Jaén. Allí estudié Derecho y me colegié como abogado. Trasladé mi residencia por motivos laborales a Toledo el 26 de marzo de 2001, lugar donde resido y donde ejerzo como interventora en entidad financiera. 

Mi trabajo como escritora comienza con la edición de Yo Soy Ellas, seleccionado por la Colección Mil Amores como primer título de su colección, así como por el Centro Andaluz de las Letras para ser promocionado en el 2020 como título de autor novel.  Y prosigue con la colaboración en coautoría en el ensayo titulado 15 Miradas a la Soledad editado por Almuzara en su sello Arcopress y que acaba de ver la luz. Ha colaborado con artículos en plataformas digitales y con la revista Oretana editada por la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha. 

En mi primera novela. Podría decir que llevo años “juntando palabras”, pero la gran verdad es que ésta es mi puesta de largo. Mis logros profesionales son ajenos a esta maravillosa aventura, donde el nexo común es: “tener la libertad, en todo lo que hago, de elegir siempre el corazón”.

Soy una persona que en su sencillez profunda, tiene como hobby vivir intensamente todo lo que hago.

DB: Cuéntanos algo sobre tus comienzos. Tienes un don especial para captar la emoción de tus lectores ¿Cómo decides comenzar a escribir?

Nunca pensé ser leída, quizás este sea el mejor comienzo, la humildad. Siempre escribí, para comprender de forma detallada los conocimientos que adquiría y reflexionar sobre lo que sentía. Un ejercicio que aconsejo a todo el mundo. Escucharse y leerse, primero para comprender cómo eres en verdad, segundo para detectar que has de cambiar, y por último, para enriquecer y mejorar la plasmación de tus pensamientos. 

Los primeros veinte minutos de escritura, y esto no lo digo yo, son mentales. Tienes una idea y comienzas a estructurarla en tu mente, pasado este tiempo más o menos, la creatividad de tu ser, toma las riendas de tus dedos y se desliza en el lo que escribes. Siendo a partir de ese momento cuando levantas a tus personajes del letargo y cuentan su historia. 

Bajo estos pilares te diré Dulce que, escribo desde siempre y forma parte de mi propio ser.

DB: Yo te conocí por tu novela «Yo soy ellas», en el grupo de «MAPEA, Tu éxito editorial». Un escrito intimista, brillante en la ambientación de la historia (a lo largo de las tres generaciones), con un sentimiento muy cálido y de extrema ternura. Háblanos un poco de tu obra.

Mi primogénita, Yo soy ellas es una novela que engloba muchos géneros, lo que he de confesar que no hice de forma deliberada y consciente. Se trata de una obra costumbrista y realista, que no solo retrata la sociedad de la época sobre la que se desenvuelven sus personajes, si no que la analiza y describe desde la realidad constatada de sus personajes. En este punto, era importante para mí, descifrar aspectos generales de posición social, economía, modo de relacionarse por jerarquías,  así como, la propia evolución del hombre, sobre todo de la mujer, en todos sus campos, llámese  sexual, dependencia, libertad, maternidad, e incluso desde su función como pilar fundamental de la familia. 

También podría decir, que es una novela espiritual, pues de las vidas pasadas, su protagonista, extrae lo que considera una consecuencia de su propio ser, por qué siente la vida desde vértices a veces tan opuestos e intensos, diferenciados en mucho del resto de su mundo. La necesidad de ir más allá, del propio conocimiento para encontrar respuestas que acomoden los caminos que elige en la vida. 

Qué duda cabe, es una novela romántica, pero no al uso. Pues no cuenta la historia de amor basada en finales esperados de los clichés románticos. Va más lejos del amor entre un hombre y una mujer (en cada historia) pues deriva y te lleva a las consecuencias del amor en sus afluentes esenciales, como los hijos, el trabajo, el propio enamoramiento y la muerte. Todo ello en los diferentes escenarios de sus personajes.

Y por último, es una novela biográfica, lo que da juego con las propias vidas de los lectores, que sin quererlo perciben en ellos el propio reconocimiento personal con algunos personajes, e incluso, la necesidad de saber sus propias historias pasadas. Lo que a mi me sanó, a otros les puede abrir horizontes. 

DB: Es sin duda una radiografía muy personal. ¿Cómo te sentiste al escribirla? ¿Fue fácil, te sentiste cómplice o te resultó difícil en algún momento?

Como antes dije, para mi fue un camino de conocimiento y sanación. Yo soy Ellas, nace de la enfermedad de las lágrimas. ¿Qué es esto? Pues de las propias enseñanzas de la vida a través de desgracias o fracasos. Cuando imponderables de la vida, como es la muerte de la madre, no buscada por ti sino encontrada en la adversidad del tiempo, en conjunción con la elección de un divorcio tras lo que consideras un fracaso matrimonial, te posiciona un punto de tu historia en el que es necesario parar para saber qué desgarros ha ocasionado en ti. Y lo más importante, qué sientes realmente. 

Cuando iba desgranando en las historias los desgarros que a cada una de ellas y ellos, les fueron acompañando, había instantes que tenía que dejar de escribir. La congoja que te ahoga la garganta y desvirtúa la visión de tus ojos en una catarata de lágrimas, hacía imposible que continuase escribiendo. Y esto era bueno, por dos motivos, principalmente porque aliviaba mis emociones y las aprendía e identificaba, y por otro lado, porque ya no me sentía un bicho raro, u oveja negra (como dice mi amiga Irene Arranz) a quién ya conocéis. 

Podría decirse, que fue en ocasiones una bofetada en las narices, otras un puñal en el corazón y, las más de las veces, una enseñanza tangible de la esencia del amor y el perdón, hacia uno mismo y hacia los demás. Aprender a amar para amar mejor. 

DB: Acaba de salir un libro en coautoría con otros compañeros: 15 miradas a la soledad. Cuéntanos ¿Cómo te sentiste al escribir en esta obra acompañada de tus compañeros de MAPEA?

Ha sido una experiencia muy buena en todos los campos. Somos muy distintos en todo, profesiones, edades, personalidades y plumas. Unir y entrelazar todo eso, así contado parece un imposible, pero no lo es. Hemos aprendido a leer al compañero, a admirar su trabajo, a diferenciarlo y dotarlo de preciosidad. Al margen de trabajar en la gestación grupal de un hijo al que mimamos y hacemos crecer todos. 

Y hago hincapié en un hecho fundamental, sin Roger Domingo, que nos ha redirigido para hacer de este proyecto un libro especial, no hubiera salido con la belleza e interés que suscita. 

Lo bonito de este proyecto, es que nace de la unión por la palabra y el amor a ella. Todos nos interesamos por conocer su modo “éxito editorial” y eso nos llevó a compartir experiencias y aprendizajes. Y esas maravillosas causalidades de la vida, hicieron que Simón Hergueta propusiera con ilusión el aunarnos para hacer algo juntos. Amparo M. Machí a proponer el tema de la “Soledad” y a los demás a subirnos en ese carro. Sin toda esta conjunción de planetas nunca hubiera nacido 15 Miradas a la Soledad.

DB: Este es un libro que nos habla de un sentimiento profundamente arraigado,  La soledad; un sentimiento generalizado, a veces duro y temido, mientras que hay momentos en que lo deseamos. ¿Te fue difícil comenzar a expresar todos esos sentimientos en este tipo de escrito?

Lo primero que me costó fue identificar en mi propio ser fue conceptuar mi propia soledad. Para escribir sobre ella debía enfrentarme a ella. Fue ahí donde me di cuenta que había provocado una transformación bestial en mi propia existencia. De una soledad negativa que ahogaba, hiperventilaba y exacerbaba mi interior, a una solitud que hacia que el tiempo y todo lo que hacía tuviera sentido. 

Cuando me propusieron que hablase del suicidio, los ojos se me quedaron como platos. Pues aun habiendo vivido la soledad negativa, nunca me plantee dejar atrás mi existencia. Máxime, cuando yo había decidido contar que “Somos lo que sentimos”,  y que es posible la transformación que puede sufrir la persona que decide cambiar su soledad en solitud.

Es cierto que me costó encontrar la fórmula que de forma fluida hiciera pasar al lector del infierno al cielo, o al menos, a querer tocarlo. Pero como todo lo que se escribe con la creencia de que es un buen proyecto y que las buenas ideas deben ser contadas, salió del alma y creo que ha quedado redondo. Otra cosa es que al lector le guste más o menos, pero ahí no puedo entrar, solo pedir a la fortuna que así sea. 

DB: A mi me captó la fuerza y la sencillez con la que expusiste tu capítulo en «15 miradas a la soledad». Cómo lograste hacer ese cambio ente un sentimiento profundamente amargo a salir poco a poco de él, encontrándote contigo misma paso a paso. ¿Puedes contarnos algo sobre ello?

Un escritor puede usar sus propias vivencias o las de otro. Si el tema en cuestión versa sobre un tema que tú has vivido y sentido desde las entrañas, qué mejor fórmula que utilizar este recurso. 

Al enfrentarme a la segunda parte de mi capítulo, tuve claro que no hay comienzo sin un primer día. Y ahí me centré, en el Ave Fénix que todos llevamos dentro, le dejemos o no volar. Describir y escribir ese primer día que decides cambiar tu soledad es casi una oración. Y así lo compuse, en mi forma tan particular de ver la vida. En la minuciosidad de las pequeñas cosas que, al fin y al cabo es lo que somos. Esa es nuestra victoria, recorrer los minutos con la plena consciencia de que es bueno para nosotros, es nuestro minuto de vida siguiente, uno detrás de otro.

DB: Volvamos a tu libro… El genero histórico romántico de Yo soy ellas, tiene un porqué muy preciso. ¿Y en tus siguientes proyectos? ¿Vas a trabajar sobre este mismo género o buscas un nuevo aire? 

Estoy estudiando mucho más sobre las relaciones humanas y su esencia. Es novela, también lleva trazas de romántica, pero voy más allá del amor en pareja. Romper con clichés dotados de la excelencia de ser el medio que conduce a la felicidad, e intentar hallar dónde se encuentra.

DB: Esto es algo que les encanta conocer a los nuevos escritores: ¿Qué significa para ti tener tu libro publicado? Sobre todo, después de un año de éxito y de tantos lectores y seguidores.

Publicar algo tan tuyo, como son tus palabras, pensamientos, y en mi caso desnudarme ante todos, produjo emociones antagónicas. Desde la más espitosa felicidad, hasta una implosión en mi ser que a veces desbordaba. 

Editar es responsabilidad, es compromiso, es credibilidad y es exponerte a la crítica de todos. En mi caso la fórmula ha sido vivirlo con sencillez, gratitud y bendición de amor. 

DB: Me consta que has hecho un gran trabajo de marketing para mover y hacer conocer tu libro. Algo, con lo que todos los escritores soñamos. Has hecho un trabajo arduo y constante. Cuéntanos un poquito, cómo lo hiciste. 

Siguiendo todos y cada uno de los pasos que Roger Domingo me enseñó, con mucho trabajo y tesón, así como reinventándome en una situación nada halagüeña. “Al mal tiempo, buena cara”, pero siempre bajo una premisa fundamental “es una elección que elijo con el corazón”.  Si me indispone con el resto de los mundos que conforma mi vida, no lo hago porque entonces rompería mi paz interior. 

Entrevistas, directos, post etc., deben ser creíbles, y no inventando un personaje si no ser siempre tú, eso sí, intentando sacar tu mejor versión. 

DB: Cuéntanos algo sobre tus dinámicas en las redes. Llevas un grupo en Facebook:  «Yo soy ellas ¿Y tú?» Con muchísima participación. Un grupo muy dinámico y que atiendes con pasión. Para mí es admirable, esa constancia precisa, cómo has ido creando a tu grupo de seguidores, de lectores fieles. ¿Cómo logras mantener ese contacto continuo con tus seguidores? 

Siendo muy cercana, sencilla y sincera. No hay más. Hablar con todo aquél que lo solicite y hacerlo siempre desde la honestidad.  Procuro sacar lo que más feliz me hace que no son otra cosa que las propias emociones en textos cortos que motiven. Y no lo hago todos los días, pero sí a menudo. De esa forma, veo las publicaciones de los miembros, las disfruto y cuando el tiempo me lo permite, las comento. 

DB: Cuando escribes fragmentos, pequeños relatos, reflexiones…. Hay mucho de ti en ellos. ¿Te dejas entonces llevar por la intuición? ¿Esperas si en algún momento te asalta una idea o te dejas llevar por lo que vas viviendo?

Hay un poco de todo, al comienzo de la escritura es mi mente la que compone una idea y en corto espacio de tiempo, si la misma me hace sentir, brotan las palabras. Y nunca me cuestiono si gustará o no. Lo lanzo al viento, unas veces de forma afortunada y otras sin pena ni gloria, pero siempre yo.

DB: Yo he tenido el placer de comprobar ese don del que hablamos antes. De cómo  expones tu esencia más íntima cuando escribes y como captas la emoción de quien te lee. Cuéntanos un poco sobre cómo te sientes, cómo haces para expresar el sentimiento a través de tus palabras. ¿Qué te resulta inspirador? ¿Cómo haces para llamar a las musas?

Al ser una persona tremendamente emocional y sensible cualquier cosa es buena para hacerme sentir y escribir. Pero es verdad que, antes de ponerme delante del teclado, escucho música, a veces quemo una varita de incienso, otras miro al jardín que tras la ventana tengo delante de mis narices. Siempre escribo en el mismo lugar, creo que para mi es bueno saber, que ahí justamente, mi alma se siente escritora. Y claro, leo todo lo que me aconsejan y me llega con el bien saber de haber sido leído por quienes me importan y bien me enseñan.

DB: ¿Cómo preparas un tema? Una vez que decides sobre qué vas a escribir, ¿llevas algún tipo de planificación o estructura?

Sí, así es. Cuando lo que vas a contar ya está en ti, su cronología, sus tiempos, su contenido… están listos para salir a las teclas; te dejas llevar por el dictado de tu consciencia e imaginación. Sin embargo, cuando se trata de una historia que ha de ser contada desde el origen por tí, debes almacenarlos como una hormiga; el esquema de los capítulos, frases creadas aleatoriamente que han de estar en cada capítulo, experiencias que te cuentan y son de gran interés, labor de campo etc. Todo hay que tenerlo preparado para cuando las musas del alma atacan al autor. 

DB: Vamos a volver en quienes comienzan con la idea de escribir… ¿Tienes algún hábito o ritual para sentarte a escribir que te sirva para una mayor concentración?

Sí, siempre escribo en el mismo lugar, con las mismas vistas y luz natural, con música que inflama mis sentidos, con mis plantas que me hacen sentir viva… Yo soy Ellas, lo escribí de noche, cuando el tiempo me lo permitía, de forma sesgada e invadida por la sanación que en cada página me profesaba. Sin embargo, este nuevo proyecto, lleva el ritmo del conocimiento, de la necesidad de preparar conscientemente, lo que mi interior va dejando fluir. 

DB: Le toca el turno al futuro: ¿Qué proyectos tienes de cara al próximo año, que nos puedas contar? ¿Tienes ya una fecha aproximada de cuándo podremos encontrar un nuevo libro de Cruz Galdón?

15 miradas a la Soledad, ha sido lo último que hemos publicado entre 15 autores con plumas distintas e interesantes. Que desde aquí animo a compartir, porque todos somos soledad, y debiéramos ser solitud. 

En cuanto a la siguiente novela deseo terminarla a finales de año, pero el tiempo dirá cuando ha de volar. “lo que se corre, no grana”.

DB: De cara a estos nuevos escritores que se acercan al mundo de la escritura, que empiezan o que llevan poco tiempo en ello… ¿Qué le aconsejas?

Que no piensen en nadie, que no se muevan por los resultados que obtendrán, que lo hagan desde el amor a la palabra, y que lo hagan sin mayor propósito que disfrutar y sentir que lo dicho es importante para ellos. 

Tienen una cita estupenda con Cruz, con «Yo soy ellas», con «15 miradas a la soledad» y, esperemos que muy pronto, con su nuevo libro. Seguro que volverá a enamorar a los lectores.

Cruz, ha sido un verdadero placer poder compartir contigo este ratito y conocer tus nuevos proyectos. Estaremos muy atentos a la salida de tu nuevo libro y te deseo muchísimo éxito en este mundo mágico de la escritura.

Deja un comentario

Al usar este formulario accedes al almacenamiento y gestión de tus datos por parte de esta web de acuerdo a nuestra Política de privacidad. *

Información Básica sobre Protección de Datos:

Responsable: Dulce María Bermúdez Martín.
Finalidad: Moderación de comentarios.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios:No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Los datos quedarán almacenados en los servidores de Infomaniak Network, SA, situados en la Unión Europea y de acuerdo a su Política de Privacidad.
Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos, derechos que puedes ejercer enviando un correo electrónico a [email protected]

Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos consultando nuestra Política de Privacidad