¿Cuales son los momentos críticos de un libro?

¿Cuál es el momento más comprometido para ser elegido por un lector? ¿Cómo es que nuestro libro puede dejar huella en nuestro público?

Cuando tomas un libro en tus manos miras la cubierta: primero te llama la atención la imagen, luego lees el título, y si este ha sido lo suficientemente llamativo y atrapa tu atención, le das la vuelta para leer la sinopsis y hacerte una idea de por dónde va a ir el escrito: Si el libro pasa esta criba, lo abrirás y mirarás su índice, ojearás algún capítulo… ¿A que eso es lo que haces cuando buscas una nueva lectura?

Hombre-dando-una-clase

Sin duda, el momento más crítico, es cuando tienes que presentarlo, sea a una editorial o a tu público lector.

Pero hay momentos que son primordiales. Si das clases o realizas conferencias, entenderás con rapidés lo que te voy a comentar a continuación:

Los dos momentos claves y más importantes para un recuerdo o aprendizaje duradero y efectivo son los primeros dos minutos y los últimos que ofreces al final.

Si das clases, te asegurarás de llamar la atención de tus alumnos y dejarles con algo llamativo y que toque su curiosidad al final. Si das conferencias, cuidarás de los primeros tres minutos y, sobre todo, la frase final.

Estos son los momentos claves donde te juegas captar la atención de tu público y dejar huella  —sea de la edad que sea—. Y también son los momentos críticos para tu libro.

Cuando pasa el tiempo, nuestra mente recuerda vagamente solo la sensación que te dejó: generalmente, una sensación compuesta por el recuerdo de una imagen (implícita o imaginaria) y la emoción que sentías en ese momento. Además, existen estudios que confirman que lo más importante y destacable de un libro está en el principio y el final.

¿Cómo hacemos entonces para mantener el interés a la mitad?

Independientemente de lo que escribas y sobre qué escribas, debes cuidar y mimar esos «puntos calientes» para dejar huella en tu lector. Y eso incluye también los escritos de ficción.

agenda-porcentaje

De ahí la idea de planificar muy bien el proyecto que tengas —aunque sea una primera idea que luego puedas modificar—. La mente recuerda aquello que le impacta y la saca de la normalidad: de ahí hacer titulares impactantes si escribes no ficción,  o comienzos de novela originales, fuertes, dramáticos o chocantes. De ahí que tenga muchos más “me gustas” un post visual que resulte muy llamativo, rompedor o desconcertante; o que se nos grabe en la mente los elementos más escabrosos y dramáticos de una noticia.

Ya hemos hablado de los dos elementos básicos de cualquier escrito: la visualización y la emoción.Dos fichas que siempren deben estar en juego cuando escribimos.

Es evidente que en un texto largo como un libro hay muchas posibilidades de que la tensión de la historia disminuya, o no consigamos mantenerla por igual en todo el proyecto. A esto se le conoce como “momentos valle” y si son muy duraderos, o muy numerosos, el texto pierde interés y vitalidad para el lector y puede aburrirle, dejándola a medias.

Cuando construímos una novela, hay fórmulas que permiten mantener el interés incluso en las ocasiones en que la historia toma un respiro: puede ser trabajar una situación  con otros personajes secundarios, o escenas con terceros que pueden crear otros momentos de tensión, más baja, pero diferentes. Desviar la atención hacia otro personaje suele dar resultado para equilibrar estos “valles”. También puede funcionar crear subtramas añadidas a la historia principal que se van desarrollando a la par y se terminan resolviendo junto a ella.

En el caso de escritos de no ficción, una fórmula efectiva es colocar los capítulos de manera que el lector tenga alternado capítulos muy interesantes con otros de menor intensidad. O proponer tres elementos distintos en cada capítulo: una parte de conocimiento, otra de viviencias sobre ello y una última como parte práctica o formación.

El interés de la lectura sería como una línea ondulada, como una onda de vibración que, a pesar de su ondulación, se mantiene.

ondas

Como ves, hay recursos para mantener el interés de tu escrito y hay que pensarlos cuando comenzamos a trabajar en nuestro tema. Pero lo que es indiscutible, es que el principio —tanto en la visualización del libro cuando el lector lo toma por primera ves en la mano como en sus primeras páginas—, es decir, sus primeros capítulos y la resolución del mismo han de ser los puntos más álgidos de la lectura, con una fuerte carga emocional y visual para quedar retenido en la mente del lector.

Un abrazo cálido.

Ocho formas de mantener la atención del lector

 

¿Cómo puedo captar la atención del lector con mis primeros textos?

https://www.excentrya.es/como-llamar-la-atencion-de-tus-lectores/

¿Te gusta escribir y aún no lo has intentado?

Tal vez has empezado pero sientes que te faltan ideas…

Te propongo un curso hecho a tu medida: fácil, cómodo y muy práctico.

Entra en el enlace, e informate sobre él

Curso Online «Ideas Mágicas para Comenzar a escribir…»

Curso "Ideas mágicas para comenzar a escribir", de dulcebermudez.com, de la Escuela Internacional de Nuevos Escritores

Suscríbete y te regalamos un libro

“Cómo hacer escritos más atractivos

al lector en 9 pasos”

Cómo hacer escritos más atractivos al lector en 9 pasos