Reinventarnos… ¡Siempre! Cuando la vida da una vuelta de tuerca el Universo nos pone a prueba. Nos desestabiliza todos nuestros parámetros para obligarnos a mover ficha.
Llegamos a cierta edad donde podemos tener la sensación de que controlamos mejor el tiempo. Nos gusta pasar tiempo solos, tranquilos, buscamos un cierto equilibrio… Nos gusta trabajar, mantener el contacto con nuestros amigos y pasar tiempo en familia. Pero, siempre, deseamos tener esos momentos de paz íntima.
chica-sentada-bosque
Ese deseo de “soledad” es un sentimiento inherente al ser humano; nos acompaña sobre todo en épocas de cambio o de estrés. Tal vez, porque deseamos encontrar ese espacio de paz y serenidad que no nos ofrece nuestro alrededor y menos los medios de comunicación.
Es muy posible que parezca que encontramos menos personas afines a nuestra forma de ver la vida ahora. Sin embargo, en contraposición, se crean lazos más fuertes: compartimos una ilusión, algo íntimo y sutil que antes no expresábamos con igual libertad. Eso hace que el trato resulte más sincero y delicado.
emociones-diferentes-chica-enfadad-chico-asustadoEsta es una época muy controvertida: más estrés, inseguridad, temor y, en algunos casos, situaciones muy difíciles, y se mezcla con un mayor deseo de innovar, cambiar, de sentir y calibrar. Algo en nosotros se nos remueve por dentro cuando nos limitan o nos presionan. Y es ahí, donde nuestra creatividad toma fuerza y nuestro ser más indómito y profundo quiere salir a la luz.
Podemos llegar a pensar que las actividades que hacemos por placer no son tan válidas como las que acarrean responsabilidad, o que no estamos preparados para ello. Sin embargo, son precisamente esas actividades las que nos ofrecen el motor de impulso, aumentan nuestra autoestima y mejoran la conexión con lo que nos rodea; son esas actividades las que nos serenan y hacen que veamos la vida desde una perspectiva más objetiva y real, menos influenciada y más sana. Y, curiosamente, —como hecho colateral— conseguimos que nuestras acciones responsables sean mejores y más genuinas, llevando el mensaje de forma más eficaz y con mayor aceptación por parte de quienes nos rodean.
Puede ser que estemos viviendo un momento en nuestra vida que nos hemos desestabilizado en todo lo que nos asentaba y nos permitía «tomar tierra»:: familia, estabilidad, trabajo, confianza, seguridad… ¡Y tenemos que reinventarnos!
hombre-con-universo-tras-élDe hecho, la capacidad de resurgir y reinventarnos es nuestro deber más sagrado y nuestro gran don. Contamos con aliados que nunca desaparecen: nuestras vivencias y experiencias para impulsarnos, y también nuestras habilidades y destrezas para motivarnos. Es muy probable que sin haber sido conscientes de ellas hasta ahora, tomen un nuevo impulso espoleadas por la creatividad y el deseo de revelarnos.
En cuanto a posibilidades, muchos verán el vaso medio vacío y otros medio lleno. Lo que no debemos olvidar es que el pez en su pecera vive del agua y del oxígeno; nosotros, vivimos de esa dualidad. Así que… ese mismo vaso tiene, juntos, los elementos que se complementan para mantener una vida activa.
Y cuando estamos así, dudando en qué nuevo paso dar, surge la «pregunta esencial», la pregunta que prende en nuestra creatividad como una cerilla cuando nos viene una nueva idea a la mente: «¿Y por qué no?»

Suscríbete y te regalamos un libro

“Cómo hacer escritos más atractivos

al lector en 9 pasos”

Cómo hacer escritos más atractivos al lector en 9 pasos